"No importa de dónde vienes, sino a dónde vas".

"Si puedes soñarlo puedes hacerlo".

sábado, 29 de noviembre de 2014

Navidad

Llegó el espíritu navideño, las ventanas decoradas, papá Noel escalando chimeneas, luces intermitentes, centros comerciales abarrotados, dorado, plateado y mucha purpurina. Me paro a pensar en que el 25 de diciembre estará todo el mundo en su cálida casita, compartiendo momentos con unas veinte personas, teniendo lo que muchos califican como "tostón" de la cena familiar,  luciendo vestidos y trajes elegantes y bailando bajo la luz de la luna mientras yo lo viviré casi como cualquier otro día, un día frío frente al calor que desprenden los demás...Tendré una cena frente al banquete de los otros, una mesa para cuatro, mi vestido será un pijama pomposo de Hello Kitty y dormiré. Siento envidia por esa alegría que no soy capaz de sentir, no sé qué hacer para poder cambiar mi 25 de diciembre para que no todos los años sea como es, quiero darle sentido a la decoración de mi hogar, quiero que sea más que una excusa para abrir regalos. Parece que "lo tengo todo papi", pero me falta algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario