"No importa de dónde vienes, sino a dónde vas".

"Si puedes soñarlo puedes hacerlo".

viernes, 19 de diciembre de 2014

Los del sur

Vivo en un pueblo perdido, pisoteado y detestado en el sur de Madrid, donde al parecer los recursos no son suficientes y tenemos tan mala fama que con decir "los del sur" nos tacharían de terroristas. ¿Qué hay aquí? Pues no tenemos tres ojos, ni cuatro piernas ni antenas en la cabeza, ni... Lo que pasa es que las autoridades se preocupan tanto por nosotros que impulsan el cierre del teatro municipal; promueven que los centros de enseñanza limiten el número de fotocopias para poder pagar las facturas de la luz y no tener que mendigar tizas y folios; construyen un tranvía que cada vez se extiende más, para embellecer la ciudad con más semáforos de colores (facilitan los atrasos y broncas por llegar tarde a los sitios, si se respetan claro); el personal está tan contento con su paga que hace huelga y las calles están obstaculizadas con montañas de basura. Todo esto no pasaría en otras zonas de Madrid, donde hay arcoiris y gnomos de jardín y papuchis que autorizan el Visa para un viaje a Wonderland.
En el sur hay gente más pobre, eso es todo, y si encima nos tienen en un ambiente tan espléndido que no esperen gran cosa. No obstante, no tenemos bombas atómicas ni pretendemos atentar contra los derechos humanos. Se puede ser pobre y con dignidad.
¿A qué viene esta entrada? Pues porque ahora alguien "no del sur que ha caído del cielo" nos llama "los del sur" con tono despectivo y estamos algo molestos. Si los del sur somos "terroristas", entonces, ¿en el norte, este y oeste qué son? ¿Son todos pacifistas de la muerte y no pisan ni a una hormiga?

No hay comentarios:

Publicar un comentario