"No importa de dónde vienes, sino a dónde vas".

"Si puedes soñarlo puedes hacerlo".

sábado, 7 de febrero de 2015

Olimpiadas de Biología

Nada pasó como lo planeaba, pero estoy muy contenta de cómo sucedió todo. Habíamos quedado a las tres menos cuarto en RENFE y llegué unos diez minutos tarde por sobreestimar mi condición física. Avisé a K de que tardaría un poco más y me comentó que cree haber visto a los de cuarto (se supone que nos íbamos juntos) y se acababan de marchar. Me sentí culpable porque pensaba que la prueba empezaba a las cuatro y el trayecto dura una hora, así que corrí como pude.
Cogimos los billetes en ventanilla y desde que nos montamos en el tren estuvimos cronometrando el tiempo empleado en cada parada, si eran cinco minutos chillábamos de alegría y si el tren se ralentizaba, decíamos: "No vamos a llegar".
Por otro lado, me preocupé porque no tenía el número del profe y deberíamos de estar en contacto para organizarnos. Uno de los que participaban tenía una hermana en la clase de al lado, como no tenía su número llamé a otra compañera para que me diera el número de su hermana y así poder llamarla. Saltó el buzón de voz. Llamé a otro compañero y al final obtuve el número de la hermana de la concursante, sólo que su respuesta fue: "Ella no tiene móvil" :| No pasa nada, queda el otro chico, pensé en M, la mejor amiga de mi hermana que tiene como mejor amigo a un conocido del segundo participante. Misión cumplida, tengo su teléfono y pulso la tecla de Llamar. De repente recibo una llamada entrante de un número desconocido, sin embargo, los nervios de K contribuyeron a colgar la llamada. ¿Será alguien sin importancia? Devolví la llamada, era mi profe, nos esperaba en la estación. Nos aliviamos por un momento, aunque seguíamos pensando que las Olimpiadas se celebraban a las cuatro. Cuatro paradas, tres...K, ¿cuántas paradas quedan? Una, Chamartín y ya está. ("Próxima parada, Fuencarral") Nos quedamos atónitas, ¿Fuencarral?
Nos bajamos del tren y el profe estaba esperando en el andén, nos tomó una foto en la que salimos con cara de preocupación y amargura (cara de no nos va a dar tiempo). Resulta que mientras nosotras estábamos creando una mega cadena de amigos para la búsqueda de sus teléfonos, ellos hacían lo mismo. A veces cuando estás buscando algo, ese algo también te puede estar buscando.
Las Olimpiadas eran a las cuatro y media, así que flow. Después de la prueba, debatimos las preguntas y tuvimos una nueva impresión del profe, la verdad es que los profesores son muy distintos dentro y fuera de clase. No me había reído como hoy en meses.
Al regresar, K y yo dimos una vuelta y compartimos un kebap mientras seguíamos haciendo chistes frikis sobre Biología. También concluimos que es imposible comerse un kebap sin que salga la lechuga, la carne y las salsas. Fue un día maravilloso :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario