"No importa de dónde vienes, sino a dónde vas".

"Si puedes soñarlo puedes hacerlo".

viernes, 15 de mayo de 2015

¡He acabado!

Hace un par de días, todavía preocupada y estresada por los exámenes finales, busqué por Youtube vídeos de personas que habían pasado por lo que estaba viviendo y así sentirme identificada. Encontré uno de una chica que decía que Segundo de Bachillerato era como un embarazo. Hasta ayer estaba embarazada de Segundo de Bachillerato y anuncio que hoy he dado a luz.
Me siento feliz porque he terminado el instituto, dentro de diez días tendré mi fiesta de graduación, en menos de un mes haré las PAU y al fin podré ser mejor persona, hija, hermana, sobrina, prima, amiga, blogger, pianista...porque no volveré a darles la vara con lo de "quiero estudiar Medicina y tiene una nota de corte de X". En algunos momentos sé que me paso un poco, me siento como una chiflada y una egoísta, proyecto mi impotencia hacia ellos por no sentirme capacitada para satisfacer mi deseo. 
Me he hecho la idea de que la media me da más o menos un 9, lo que se traduce a que tendré que brillar en Selectividad si quiero entrar a Medicina. La gente me felicita y hasta hace dos días estaba disgustada. Un 7 puede ser un sobresaliente para quien no necesita un 12, así un 9 es un suspenso para quien necesita casi un 13. No obstante, hoy he decidido no sufrir porque siento que voy en contra de la vida por amargarme por haber trabajado todo el año. No tiene sentido todo esto, además no está todo perdido... ¡A celebrarlo se ha dicho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario