"No importa de dónde vienes, sino a dónde vas".

"Si puedes soñarlo puedes hacerlo".

sábado, 24 de octubre de 2015

¿Azul o dorado?

Mi año de prueba ha comenzado, estoy en primero de Enfermería con la espinita de la Medicina clavada y soportando crisis existenciales. La uni es coger trenes, caerte persiguiéndolos, tener clases en las que preferirás hacer cosas más productivas como jugar al Tetris Battle, ser VIP en el McDonalds, hacer cola en las máquinas de café donde hay una opción carente de sentido: vaso solo, pasar diapositivas de Powerpoint y conocer gente que se ríe por todo, que toca el ukelele, que...La mayoría de edad, el abono de transporte y el turno de tarde son la bomba. Puedo comprar una cerveza San Miguel 0% alcohol sin que el dependiente me diga que no, colarme en la facultad de una amiga de otra uni con turno de mañana y elegir la hora para levantarme.
La vida universitaria me gusta, me ha sorprendido cómo ha sido el proceso de evolución de la Enfermería, por qué es mayoritariamente de mujeres y cómo lucharon por conseguir un lugar para la Enfermería. Definitivamente no se trata sólo de "pinchar culos", y si lo fuera no es tan fácil, tomar la tensión tampoco es sólo inflar el manguito. Las asignaturas más ligadas al cuerpo humano son mis favoritas (Anatomía, Fisiología...), pero a veces no me llenan porque en las explicaciones siempre quedará un "más allá" que no tengo que conocer porque "es para los de Medicina". Sin embargo, el destino parece que se empeña en que me quede, no sé por qué en el Colegio Oficial de Enfermeras huele a mango (mi aroma preferido), por qué el día de mi cumpleaños es fiesta en la facultad, por qué siempre me quedo a unas décimas de la nota, por qué he conocido a personas tan increíbles, ¿por qué? No sé elegir, ¿azul o dorado?, ¿la gallina o el huevo? 

2 comentarios: